Usted está aquí

Historia

Historia

Hontoria del Pinar tal y como se conoce hoy comienza su andadura en los siglos IX-X cuando, coincidiendo con la reconquista y la repoblaci√≥n, se asientan hombres en el solar llamado Hontoria (fuente de oro) y luego apellidaron "Pinar" (lugar de pinos) por la abundancia de estos √°rboles. Este ap√©ndice es, relativamente, reciente y ha servido para evitar confusiones con otros pueblos burgaleses del mismo nombre. La actual villa fue fundada, muy probablemente, en la primera d√©cada del siglo X en el √°mbito del condado de Lara que, con su se√Īor Fern√°n Gonz√°lez, ser√≠a el aglutinador de Castilla.

Fernan GonzalezEn el a√Īo 902, la mesnada del Conde de Burgos, don Gonzalo Fern√°ndez, conquist√≥ la ciudad romana de Lara y la habilit√≥ como capital de un nuevo condado cuyo castillo se alz√≥ en el pic√≥n en el que hoy todav√≠a se ve en sus ruinas. La ocupaci√≥n cristiana de todo el sector de la Sierra no necesit√≥ de las armas, pues los √°rabes no se hab√≠an establecido en ella, simplemente los repobladores venidos del norte de Burgos, de toda la costa del mar Cant√°brico, se deten√≠an en el lugar que les conven√≠a al gusto y por la ley de la "presura" se quedaban en √©l. Este proceso de repoblaci√≥n de la actual sierra burgalesa y parte de la soriana pudo durar entre diez y veinte a√Īos. Entonces naci√≥ Hontoria del Pinar. Su primer siglo de vida no fue c√≥modo.

Las expediciones √°rabes eran frecuentes. Las expediciones de castigo sal√≠an de Medinaceli y, por Osma, llegaban a Clunia. Aprovechando las v√≠as romanas, los √°rabes tomaban la que desde Clunia llegaba al Ebro y por Canales de la Sierra. Hab√≠a otro camino por el r√≠o Lobos que bien pod√≠a pasar por Hontoria del Pinar ya que en la villa se han hallado vestigios romanos y se conserva el puente sobre el r√≠o Lobos. Cuando ces√≥ la guerra con los musulmanes, Hontoria organiz√≥ su vida como todos los concejos altomedievales y en funci√≥n del destino que se le hab√≠a asignado de cabeza de alfoz. Lo m√°s parecido al alfoz es hoy el partido judicial, en aquellos a√Īos lo administraba un "teniente" que desde el obligado castillo aserguraba la defensa, administraba la justicia y cobraba los impuestos. El castillo del alfoz no est√° en la villa sino a 600 metros en el pago del mismo nombre y en el que quedan patentes las bases de edificaci√≥n y cer√°mica de la √©poca. Los pueblos del alfoz, aparte de Hontoria y de sus dos aldeas, eran Rabanera, San Leonardo, Arganza, Navaleno, Casarejos y Vadillo. Sus alfoces lim√≠trofes eran Lara, del que hab√≠a sido desgajado, Clunia y Fuentearmegil. El alfoz de Hontoria es mencionado en un documento del rey Alfonso VI el 1 de mayo de 1075. La importancia de ser cabeza del alfoz favoreci√≥ el desarrollo de la villa en torno al ganado, la madera y una limitada agricultura. En el a√Īo 1213, el 23 de agosto, Hontoria pas√≥ del r√©gimen realengo al eclesi√°stico. En esta fecha el rey Alfonso VIII le apremiaba concluir su obra preferida: el hospital que constru√≠a en las afueras de Burgos para asistencia de los peregrinos de Santiago. Por lo tanto lleg√≥ a un acuerdo con el abad y monjes de San Pedro de Arlanza en virtud del cual y en documento solemne cambiaba ciertos bienes que el c√©lebre monasterio pose√≠a cerca de Burgos por otros que el rey desgajaba de su corona y entregaba a los monjes. Estos bienes se situaban en la Sierra y comprend√≠an parte del viejo alfoz y del alfoz de Lara formando un dominio de muy subido inter√©s: Hontoria, San Leonardo, Casarejos, Vadillo, Costalago y Quintanar, Canicosa, Regumiel y Revenga.

Todas estas villas y lugares pasaban a la jurisdicci√≥n del monasterio cuyo abad los administrar√≠a y beneficiar√≠a con la potestad delegada del rey. Durante cuatro siglos y medio, Hontoria vivi√≥ en r√©gimen abadengo. En 1217, el Papa Honorio III confirmaba el cambio de Alfonso VIII con los monjes. El dominio del monasterio de Arlanza controlaba la serran√≠a e imprim√≠a en ellas su sentido cultural y religioso. Cuando en 1266 reorganice su econom√≠a, los pagos de fonsadera y de martiniega de Hontoria se destinar√≠an a los gastos de roper√≠a de los monjes. Tal amplitud de bienes suscitaba la envidia de algunos magnates como los Velasco, futuros condestables de Castilla, que hab√≠an creado un fuerte mayorazgo en la Sierra. El rey don Juan I en 1380 hubo de intervenir y ordenar a don Pedro Fern√°ndez de Velasco que devolviera a los monjes cuanto les hab√≠a usurpado incluida Hontoria y sus aldeas. En el "Libro de las Behetr√≠as" Hontoria aparece dentro de la Merindad de Santo Domingo de Silos como pertenencia de Arlanza. Los vecinos pagaban al rey los impuestos de servicios y moneda y el de fonsadera, lo que significa que el castillo del alfoz ya no estaba en servicio. La martiniega (100 maravedises) los cobraba el abad por especial concesi√≥n del rey; cada vecino abonaba al a√Īo 15 dineros por infurci√≥n (alquiler de solares) y, finalmente, el concejo pagaba un yantar de 30 maravedises anuales al monasterio. El r√©gimen de Juan Iabadengo dur√≥ hasta entrado el reinado de Felipe II. Este rey consigui√≥ autorizaci√≥n del Papa para reincorporar a la Corona algunos dominios mon√°sticos entre los que se inclu√≠an parte del dominio serrano de Arlanza, Hontoria incluida. Pero la nueva situaci√≥n dur√≥ muy poco tiempo. Don Juan Manrique de Lara, hijo del duque de N√°jera, compr√≥ al rey por 7.931.380 maravedises el dominio se√Īalado. Como recuerdo del periodo se√Īorial de la historia de Hontoria ha quedado el rollo jurisdiccional y picota de justicia. En 1591, Hontoria y sus dos anexos aparecen formando partido con Tabanera y Miranda, con San Leonardo y Pinilla, sumando entre todos 406 vecinos, unos 2.000 habitantes. A finales del siglo XVIII la localidad segu√≠a en el se√Īor√≠o. En lo espiritual, hasta 1956 pertenec√≠a a la di√≥cesis apost√≥lica de Osma. En su desarrollo gradual y perseverante, Hontoria del Pinar alcanz√≥ en el siglo XVIII una brillante prosperidad como miembro de la Real Caba√Īa de Carreteros.

La historia de esta instituci√≥n manej√≥ cifras que hoy pueden parecernos inveros√≠miles. De los 319 vecinos que contaba Hontoria en 1752, eran propietarios de carretas 276. Cada carreta produc√≠a un beneficio anual de 350 reales de vell√≥n (11.900 maravedises) lo que significaba un beneficio global para el vecindario de 17.302.600 maravedises o de 508.900 reales de vell√≥n. El fen√≥meno de la carreter√≠a serrana marc√≥ un antes y un despu√©s en la vida serrana. La Guerra de la Independencia supuso un duro golpe para la carreter√≠a serrana y, por tanto, para Hontoria del Pinar. La ley del invasor impuso la requisa de veh√≠culos y de animales y dio preferencia a las necesidades de sus ej√©rcitos a los que deb√≠an servir los carreteros oprimidos. La sierra se puso en pie de guerra guiado por un cura de aldea loco por su fe y su patria ofendidas y organiz√≥ una guerrilla. Una de sus principales haza√Īas ocurri√≥ en Hontoria del Pinar, el cura y sus seguidores aniqilaron las tropas francesas que ven√≠an a por ellos. La acci√≥n ech√≥ por tierra los proyectos de los franceses que pensaron hasta en incendiar la masa pinariega de la sierra. A mediados del siglo XIX, el caser√≠o de Hontoria aparec√≠a firme con algunas casonas, una escuelas con 60/70 ni√Īos y su maestro que cobraba el importante salario de 2.200 reales. En la villa hab√≠a posada y hasta carnicer√≠a. Funcionaban tres molinos y varias serrer√≠as hidr√°ulicas y una f√°brica de resinas. La madera generaba empleo y las praderas engordaban los ganados. El nombre de la villa (Fuente de Oro) se reflejaba en sus fuentes y en el r√≠o Lobos, creador de uno de los parajes m√°s hermosos de Espa√Īa. La villa es agua y √°rboles: Hontoria del Pinar.

Scroll top